9 de octubre de 2009

Todo es relativo

Cuenta la leyenda que en una reunión, ante el apoyo brindado por Eisenhower al dictador Somosa, un desconcertado preguntó a que se debía esto. Las palabras del presidente de EUA no podrían haber sido más precisas: “is a son of a bitch, but is our son of a bitch”. Es decir: respaldemos lo que sea con tal de evitar la plaga mayor que es el comunismo. Semejante a la solución para ese fantasma que recorre América Latina (Socialismo del siglo XXI, Chavismo), varios columnistas de diario EL UNIVERSO justifican las acciones del Gobierno de facto en Honduras. Todo sea para evitar ese infierno no deseado.



Hernán Perez Loose, el 7 de julio del 2009, escribió una columna llamada El pretexto de Zelaya donde decía que “La corte constitucional hondureña declaró inconstitucional la pretensión de Zelaya de convocar a una consulta que buscaba indirectamente su reelección. Lo hizo porque allá sabiamente la Constitución prohíbe al presidente buscar, incluso de manera indirecta su reelección”. Imagino que la aplicación de las Constitución hondureña se da a través de mecanismos legales y no de, se me viene a la mente, que los militares destierren al presidente del país mientras estaba dormido. Pero eso no menciona Peréz Loose con tal de justificar el acto (tampoco menciona las violaciones contra los derechos humanos cometidas por el Gobierno de facto desde el instante de su posesión – las Fuerzas Armadas mantuvieran a personas aliadas a Zelaya retenidas sin que nadie sepa su paradero, además del uso extremo de la fuerza ante las manifestaciones contra el régimen-). Y no creo que diga nada ante las medidas de estado de sitio que tomó Micheletti cuando Zelaya arribó al país. Seguramente Peréz Loose creyó que al ser el dictador hondureño de derechas, nada de esto iba a ocurrir. Lo mismo le debió haber pasado a Alfonso Reece cuando escribió en su columna Vehementer nos que: “si la operación Valkiria hubiese tenido éxito y Hitler hubiese sido derrocado, ¿los aliados habrían protestado porque se estaba derrocando a un mandatario electo?” Olvidando la comparación entre Hitler y Zelaya, seguramente Reece, por su declarada inclinación liberal, no espero que Micheletti imponga el estado de sitio al éste estar más cerca de sus creencias. Él esperaba que automáticamente el estado de derecho se implantara en el país. Pero, por otra parte, Reece tiene razón al señalar que el cordial trato de los presidentes de Sudamérica, en la última cumbre con las naciones africanas, a dictadores acusados de genocidios y de llevar a la ruina a sus naciones (perennizándose en el poder) no justifica la actititud haciaMicheletti. Un ejemplo de que las actitudes entre los editorialistas y los políticos tienen muchas semejanzas. Eso habría que recordar al leer la perla escrita por Gabriel Calderón que menciona que en Honduras si hay división de poderes. ¿En qué lugar donde se restringen las libertades a los ciudadanos existe división de poderes?
Ya cantaba Rubén Blades que todo es según el color del cristal con que se mira.

P.D. No le hago a la sala, pero acá está el video de la canción de Rubén Blades ft. Willy Colón

5 comentarios:

Max dijo...

Estimado Raúl, por una vez creo que has introducido el pie en aguas letrinarias. El equivocado --desde mi experimentado y sufrido punto de vista--eres tú.

Tanto Gabriela Calderón, Alfonso Reece y Hernán Pérez Loose tienen la verdad en la mano.

Zelaya equivale a decir Chávez, a decir Fidel Castro, a decir Correa, a decir Ortega...tal parece que necesitas una dosis de cincuenta años sin libertades y sin elecciones bajo el socialismo del siglo XXI para que se iluminen tus entendederas.

Saludos

Raul Farias dijo...

Max: Entiendo lo que dices, pero creo que eso no venía al caso. De lo que hablaba era de las actitudes de los editorialistas del UNIVERSO de no criticar los excesos de Micheletti que ahora está en el mando. Que muchos se llevan por su ideología y creo que no brindan mayor análisis a sus escritos; y si hacen este análisis, en muchos casos es sesgado. En resumen quería escribir de lo parcializados que están algunos columnistas ecuatorianos.

Micheletti me parece de la misma calaña que Zelaya, Correa, Chávez, Castro y Ortega pero como te decía eso no viene al caso.

Mmmm y la dosis de falta de libertades no la tengo pero por ahora los hondureños si la están sufriendo con los estados de sitio y cierres de medios de comunicación. De lo que si sé algo es de vivir en un país que en los últimos doce años ha derrocado a todos los presidentes que han sido electos.

Aprecio la sinceridad de tu comentario...

Saludos.

azul dijo...

primero que nada, el golpe de estado en honduras fue una variante de castigo de conducta predelictiva (esa práctica tan repudiable del régimen de castro en cuba) o de ataque preventivo (xomo lo que aplicó bush a irak). digamos que fue un golpe "por si acaso" (por si acaso quieres reelegirte, desgraciado)

segundo, interpretar una disposición constitucional en el sentido de imponer un candado eterno es absurdo e irreal. con ese criterio bastaría un artículo final que diga "nada en esta constitución puede cambiarse nunca" y voilá, fin de la historia...no es así y mal hace un constitucionalista como pérez en sugerir algo en ese sentido.

para quienes insisten en que el golpe estaba justificado, les recuerdo que el golpe de estado castigó las INTENCIONES de zelaya de que lo reeligieran, no ACCIONES concretas. entre sus intenciones y que éstas se concretaran había un trecho enorme. primero tenía que convocarse a una constituyente, luego reunirse la constituyente, luego discutirse la propuesta, luego ganar la propuesta en la asamblea, luego entrar en vigencia la nueva constitución por la vía preestablecida (si la vía era un referendum entonces tenía que darse el referendum y ganar el sí aprobatorio). la famosa cuarta (creo) pregunta en el referendum que no se dio en honduras se refería no a una eventual reelección de zelaya sino a una eventual constituyente. aun cuando hubiera ganado el sí a esa eventual constituyente nada estaba aún dicho sobre la posibilidad de reelección...

por otro lado, no dudo que zelaya haya tenido intenciones de proponer la reelección en la constituyente. el tipo creo que lo había planteado. pero ¿y? ¿de cuándo acá hacer un planteamiento es delito? en una democracia los planteamientos se discuten -esperemos que con altura y argumentos-, y se someten a votación.

en latinoamérica, la historia caudillista da sobrados motivos para combatir el caudillismo. en honduras, esa disposición constitucional contra la reelección posiblemente responda a ese interés. habrá muchas razones para mantener esa prohibición. PERO, PERO. eso no implica que ese artículo de la constitución vigente en honduras pueda interpretarse como un candado perpetuo a la posibilidad de reelección en honduras. ninguna disposición constitucional, salvo las relativas a derechos fundamentales, puede por principio tener ese carácter. lo ilegal habría sido prsentarse como candidato a la reelección bajo la constitución en vigencia y que, por ejemplo, el organismo electoral autorizara esa candidatura. pero que en un proceso constituyente democrático se debata la posibilidad de revertir la norma prohibitiva no puede ser ilegal. y menos calificar esa propuesta como 'medio indirecto'. si la propuesta pasaba y la constituyente también, habría sido una forma directa de acceder a la posibilidad de la reelección.

ilegal sí fue el golpe. por donde se lo vea. el mismo micheleti recién lo dijo muy cándidamente que a zelaya lo botaron "por comunista" (y luego agregó, "todo lo demás fue legal") y es en la defensa de ese golpe que algunos supuestos defensores de la democracia y el estado de derecho muestran sus verdaderas costuras.

saludos,

azul

Raul Farias dijo...

Estimada Azul: Imagino que te dedicas a las leyes así que con esos argumentos sabrás debatir mejor que yo. Lo que sorprende aún más es que para destituir a Zelaya no se llevó a cabo ningún proceso de juicio político sino que lo sacaron del país en la mañana

Es de lo más absurdo que lo defiendan y más absurdo resulta que los mismos editorialistas repudien a chavez pero brinden por el derrocamiento de Zelaya.

Saludos y gracias por pasar

azul dijo...

de nada, Raúl. gracias a ti por tan buen (y variado) blog. de pasar, paso, aunque no siempre comento...

en cuanto a quienes repudian a chávez y justifican al golpe en honduras, me parece que es actitud coherente con la orientación política. el problema es que esa coherencia política es antitética con la vocación democrática. de ahí el doble rasero: las vías democráticas y legales están para respetarse cuando el que está a cargo me gusta, cuando no me gusta (porque "es comunista" o porque "es neoliberal") entonces al carajo. ahí todo vale. el problema es que esa actitud me deja sin piso cuando quiero defenderme del gobernante opuesto a mi orientación política alegando los resguardos democráticos. por eso digo que hernán pérez mejor hacía quedándose callado. creo que él mismo se serrucha su piso.

un abrazo,

azul