4 de octubre de 2009

Réquiem a La Negra

Nunca he estado involucrado en algún partido socialista, marxista leninista, maoísta, ni en ninguna federación o sindicato con un brazo político. Tampoco en guitarreadas sus canciones han sido de las más populares (a excepción de, por ahí, la clásica “Sólo le pido a Dios”). Pero eso no me impedía escuchar algunas canciones de Mercedes Sosa. El recuerdo más vivo que tengo de ella es a mi vieja cantando Alfonsina y el mar en alguna reunión de la familia. La verdad que no me importan si sus canciones hayan sido políticas o no, o si La negra apoyaba a los Kirchner o no. Lo que sé es que ella era parte de ese folclore argentino (que fuera de Buenos Aires se escucha más que al tango – y eso está muy bien -) que le canta a la vida sencilla, historia de tipos comunes y de eventos no tan comunes que nunca deberían suceder, cosas que pasan al lado del ruta, bordeando el río, después de atravesar aquellas plantaciones usted encontrará un caserío y ahí, a varios kilómetros, se preparan las mejores empanadas. Como días atrás que escribí que lo mejor de Tucumán está afuera de la capital. La negra estaba ahí. Y aunque su imagen (y todo lo que representa) muchas veces la tenía por encima de su obra (que mucha me faltó de escuchar), varias de sus canciones las tenía entre mis preferidas. Sobre todo aquella que dice: … y me iré tranquila, me iré despacio. Corrección: La Negra no se va. Se queda cantando.

No sé si sean políticas pero aquí dejo las dos canciones (el primer video está filmado en Ecuador) que me dejó de legado La Negra.





2 comentarios:

azul dijo...

hermoso, raúl. muchas gracias de parte de una seguidora de esa negra maravillosa. y concuerdo contigo, para mí sus mejores interpretaciones eran las que se referían a la vida sencilla, a los terruños.

saludos,

azul

Raul Farias dijo...

Azul.

Muchas gracias... Hace un par de meses estuve por Tucumán y en las afueras la negra estaba viva y gozaba. En muchas de las casas al lado de la ruta se la escuchaba cantar. Y algo que me gusto de Argentina es que muchos se dedican a hacer lo que realmente quieren y algunos me dijeron que lo hacían porque los inspiró Mercedes. La man fue y continua siendo una especie de profeta por varios lares.

Saludos