12 de julio de 2009

Plato de bandera * de el Toño, el Chota, Rosseau y Amartya Sen.

El “Toño” Valencia siempre quiso lo mejor para su familia y para él mismo. Tal vez por eso a sus quince años decidió escaparse de su natal Sucumbíos, por un par de días, e ir a Quito a probarse en el club El Nacional. Él sabía y confiaba de sus buenas condiciones, por eso estuvo dispuesto a separarse de su familia, de sus amigos, olvidarse de esa comida con sabor a hogar. Tuvo que pasar hambre al principio, hasta que finalmente debutó en primera, y a partir del partido, en la selección ecuatoriana, donde se mandó dos goles contra Paraguay, su historia se fue para arriba de éxitos. Primero comprado por el Villarreal F.C. del chileno Pelligrini, ahora técnico del Real Madrid, que seguramente lo vio por acá cuando dirigía la Liga de Quito; después pasó por el Recreativo de Huelva, y luego de un buen mundial el Wigan inglés lo compró, donde fue figura, hasta ser vendido en los últimos días al Manchester United, equipo donde tendrá un salario, aproximado, de quinientos mil dólares mensuales.




La historia del “Toño” recuerda al documental “Mete gol gana” del director Felipe Terán, donde se cuentan las historias de futbolistas que salieron del Valle del Chota (el mayor semillero de jugadores de fútbol). Lugar donde estuve una tarde, que no fue suficiente para ver las realidades que ahí suceden; la experiencia fue más como aquella canción: “Que lindo puente el de Juncal… pasan los carros para Tulcán”, estrofas que cantan esa letra porque el puente sólo es de paso, y así es difícil fijarse. Se lo cruza a 70 km/h camino a Carchi y después Colombia. Pero en “Mete gol gana” se puede ver como muchos de los niños y jóvenes del lugar tienen como única esperanza convertirse en jugadores de fútbol para escapar de la marginación y la pobreza que abunda el sector (el Chota es un retrato de otras provincias). Ulises de la Cruz, cuando es entrevistado en el documental, dice sensatamente que los gordos, las mujeres y quienes carecen talento no tienen las oportunidades de triunfar en el deporte rey, y por eso él no financia canchas deportivas sino escuelas. Su pretensión es que todos puedan estudiar.

Cuando James Cook descubrió Tahití, también pensó que había llegado al paraíso terrenal (así como los españoles lo pensaron cuando arribaron a América), al ver a mujeres paseando sin portar ropa que las cubriera y las relaciones sexuales eran una actividad que se disfrutaba cotidianamente y al aire libre. El filósofo francés Rosseau, admirador de este estilo de vida, cuando se enteró que su coterráneos occidentales se dirigían a evangelizar a los nativos, mencionó su teoría sobre el “buen salvaje” como compendio de las virtudes de la humanidad y argumentaban que debía dejárselos vivir en paz, sin corromperlos. No como se había hecho en América.



La historia de los pueblos rurales, pobres y marginados de hoy están muy lejos del idílico mundo tahitiano donde todo era placer, y no cabe una comparación en estas líneas (ni en ningunas otras), sin embargo la historia de ir con un crucifijo en la mano y una daga en la otra, tarea hoy en manos de los poderes provenientes de las grandes ciudades y de países del norte, para imponer un sistema de desarrollo y un modo de vida se mantiene. Varios voluntarios europeos que he conocido y han vivido en Latinoamérica me han dicho lo imposible que es ordenarles a las personas con quienes han trabajado como llevar sus vidas. Por la sencilla razón que no es el estilo de muchos territorios el de adquirir y consumir frenéticamente. Tampoco la pobreza y la carencia de servicios es su aspiración. Por eso resulta necesario trazar las estrategias de inclusión y desarrollo desde abajo, desde lo que los beneficiarios quieren, tomando el concepto de libertad difundido por Amartya Sen: que es el de potencializar a las personas y darles las oportunidades necesarias para que puedan elegir el futuro que deseen. Oportunidades traducidas en políticas económicas y sociales de salud, educación, asistencia técnica, estabilidad laboral y otras. Pero no caridad.

* En Ecuador plato de bandera se conoce como la mezcla de tres o más platos típicos de comida en uno solo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Please let me know if you're looking for a writer for your weblog. You have some really good posts and I think I would be a good asset. If you ever want to take some of the load off, I'd really
like to write some material for your blog in exchange for a link back to mine.
Please send me an email if interested. Cheers!


Here is my page know more

Anónimo dijo...

Asking questions are really good thing if you are not understanding something fully, however
this piece of writing gives pleasant understanding even.


Review my website click here

Anónimo dijo...

I'm really enjoying the design and layout of your blog. It's a
very easy on the eyes which makes it much more pleasant for me to come here and visit more often.
Did you hire out a designer to create your theme?

Excellent work!

my website screen next

Anónimo dijo...

Pretty! This was a really wonderful article. Many thanks for
providing these details.

My blog post; view next

Anónimo dijo...

Awesome article.

Also visit my homepage - next

Anónimo dijo...

Howdy would you mind letting me know which hosting company you're utilizing? I've loaded your blog in 3 different web browsers and I must say this blog loads a lot quicker then most.
Can you recommend a good internet hosting provider at
a honest price? Thanks a lot, I appreciate it!

My page; minatitlan

Anónimo dijo...

For most recent news you have to go to see world-wide-web and on
web I found this web site as a most excellent website for most recent updates.


my site :: pickers

Anónimo dijo...

It's actually very difficult in this busy life to listen news on Television, so I simply use internet for that purpose, and take the most up-to-date information.

Also visit my web site: libertine