7 de agosto de 2009

Bono, yo te apoyo

Un bebé – muñeco, en los tiempos que MTV todavía valía algo, preguntaba lo que nos parecería si Tony Blair, Ariel Sharon y Nicolás Sarkozy tomaran una guitarra y armaran juntos una banda, produjeran un disco y se lanzaran por una gira internacional, ante la ola de cantantes activistas que critican a gobiernos del primer mundo y hablan de política.



Que la música pueda cambiar al mundo resulta bastante difícil de creer, casi imposible, una utopía. Igual de difícil resulta creer que un concierto pueda cambiar la forma de pensar de los políticos que toman las decisiones de mayor relevancia, así este se realice al mismo tiempo en distintos continentes, se reúna a Pink Floyd y The Who, se lance un disco y varias toneladas de leche en polvo sean donadas a África. Sin embargo no concuerdo con el muñeco con voz de fumador (y me alegra no concordar con un muñeco) cuando menciona su desdén por los músicos, digamos: políticamente activos (activismo que les brinda también fama, no hay por qué dejar de mencionarlo). Qué además de las letras de canciones (Bob Dylan), campañas (como la de Chris Martin por un comercio más justo), donativos realizados (Michael Jackson por ejemplo), o darle fama a ciertas ONG´S (la guapísima Scarlett Johansson auspicia a OXFAM), estrellas de cine o de la música apoyen iniciativas ecológicas o en contra de la pobreza y a favor del desarrollo, permite también que ciudadanos de países del primer mundo sepan lo que ocurre en otros continentes, y en las condiciones infrahumanas en las que tienen que vivir una parte de su población. Por eso veo con agrado los programas donde Ewan McGregor (Obi Wan Kenobi en los episodios I, II y III de Star Wars) recorre Ruanda después del genocidio y conversa con los sobrevivientes y con los agresores, y habla de los peligros de extinción en que se encuentran los gorilas de las montañas por la casa furtiva; o Flea (bajista de los RHCP) que pasea por Haití y además de conectarse con el inmenso arte de ese país, también relata historias comunes del país más pobre de América Latina y el Caribe. Y por eso también recibí con extremo agrado que Bono (quien le ha dedicado canciones a Martin Lurther King - In the name of love - y ha recorrido en varias ocasiones África y los Balcanes), desde Enero, escribe (aunque no tan seguido como quisiera) una columna en el New York Times (lo que también le trae marketing al diario, no hay porque negarlo), entre las plumas de columnistas superstar como Paul Krugman, Thomas Friedman y Nicholas Kristoff (de lo mejor que se publica en diario EL UNIVERSO por estos lares).


Para consuelo de lo que tienen el pensamiento del cicciobello de MTV o predican el dicho de “zapatero a sus zapatos”, la primera columna de Bono no se refería a política o sobre sus campañas para evitar la propagación del SIDA en África: Era una oda a Frank Sinatra – Notes from a chairman – en vísperas de año nuevo mientras se encontraba en un bar escuchando My way y todos coreaban las estrofas esperando al año siguiente con esperanzas entre vasos de whisky y cervezas Guinnes; pero en la segunda (escribe del constraste entre el carnaval y su tiempo para las fiestas, y la pascua como época para la reflexión en: It´s 2009. Where your soul is?; una analogía entre el tiempo de consumismo egoísta y ahora, con la crisis mundial, dedicarse a mirar a las víctimas de sus consecuencias) y la tercera (Rebranding Africa trata de la visita de Obama a Ghana y las oportunidades de este continente para salir del estado de pobreza y marginación en el que se encuentra) columna habla de los problemas que ha podido conocer y en algo palpar.
Con las acciones de famosos filántropos y las fundaciones de millonarios (“Bill y Melinda”, ¿no suena tan romántico? ) no se resolverán los problemas del mundo (y muchos prefeririamos que no anduvieran tanto en jets privados), pero que otras personas desinteresadas de lo que sucede en el tercer mundo comiencen a tener una idea de los problemas, sepan cuáles son las causas, los culpables y los daños producidos, ya es un comienzo. Y que las letras de Bono o los programas donde aparece Nicole Kidman con mujeres víctimas de la violencia, tengan más impacto que las letras de Friedman, Kristoff y Krugman, dicen mucho de nosotros y nuestros intereses.

Los artículos de Bono en inglés (original):
http://www.nytimes.com/2009/01/11/opinion/11bono.html?_r=1
http://www.nytimes.com/2009/04/19/opinion/19bono.html
http://www.nytimes.com/2009/07/10/opinion/10bono.html

Los artículos de Bono traducidos al español:
http://u2fanlife.com/2009/01/11/erase-hace-un-par-de-semanas-bono-en-the-new-york-times
http://u2fanlife.com/2009/04/19/bono-es-2009-%c2%bfsabes-donde-esta-tu-alma
http://u2fanlife.com/2009/07/11/reposicionando-africa-articulo-de-bono-en-the-new-york-times

No hay comentarios: