11 de septiembre de 2009

Portafolio casi boliviano

Dieciocho horas de viaje en bus son demasiadas para un ecuatoriano (peor si no hay comida). Es lo que uno demora desde Rosario hasta San Salvador de Jujuy. No sabía que esperar y tal vez eso fue lo mejor. Ese monstruo llamado Ruta 40, Pumamarca, la Quebrada de Humahuaca, huáncares para practicar sandboard, lagunas, el reencuentro con una buena amiga y desconocidos que se volvieron buenos amigos, hicieron que la pasará del hijueputa. Tantos paisajes, emociones, comidas y personas en una provincia tan pequeña cercana a Bolivia que algún rato pretendo conocer. Olvidarse del ambiente citadino nunca está demás.

1. Rumbo a Pumamarca.



2. Pumamarca (pueblo).


3. Cerro de siete colores y camino de los colorados.





4. Carretera sinuosa a cinco mil metros de altura.


5. Salinas grandes.



6. La Puna y las llamas en Ruta 40.



7. Huáncar de Abrapampa.





8. Laguna de los pozuelos.



9. Quebrada de Humahuaca y los respectivos pueblos de Umahuaca y Tilcara.


10. Un asado de tira para celebrar los 25.

2 comentarios:

Pepe dijo...

Q buenas fotos Raul!!!!

Raul Farias dijo...

Gracias Pepe... La verdad que no necesitan Photoshop porque los paisajes eran increibles.

Saludos y échale unas letras a tu blog