13 de septiembre de 2009

Nuestros Rockstars

“Si no fuera emelecsista sería perfecto” fue lo que gritó, como una fan enamorada, la joven mujer que estaba a mi lado en el concierto de Silvio Rodríguez al llegar el presidente, Rafael Correa, al estadio Alberto Spencer de Guayaquil. La respuesta de su acompañante, una mujer un poco mayor que ella, también hablaba de las bondades del mandatario, mientras el público más cercano al escenario deliraba y vitoreaba su arribo, esperando que en algún momento se levante del asiento para cantar como lo había prometido. No es la primera vez. No pertenezco a Alianza País ni tampoco he ido a algún mitin proselitista, pero he coincidido en actos del Gobierno en los que ha estado presente el presidente. Las respuestas de los asistentes han sido similares.

No es algo reciente. He escuchado a abuelas que hablan de Velasco Ibarra como si se estuvieran hablando de Bogart o de Tyron Power. Que resaltan su oratoria y su virilidad. Al igual que el comentario acerca de Jaime Roldós y Osvaldo Hurtado que dice que llegaron al poder porque las mujeres votaron por ellos por guapos y jóvenes. Ecuador no es un caso aislado si recordamos que el 20 de junio de 1973, al menos un millón de argentinos fueron a recibir a Ezeiza a Juan Domingo Perón, y que en California el Gobernador es una estrella de películas de acción. Lo que si es un caso aislado en la nación, es que nosotros no tenemos ningún cantante que sea realmente un ídolo, tampoco un escritor (Sábato en su cumpleaños pudo hablar recién diez minutos después de su ingreso porque todos en el escenario lo ovacionaron de pie) o un actor que haga delirar a las mujeres y que los hombres copiemos sus técnicas de conquista y critiquemos sus actos. A lo mucho uno de los futbolistas que triunfan en el exterior y los integrantes de la selección de fútbol, u otros deportistas que generan admiración. Pero no son competencia para los políticos que son los verdaderos rockstars del país. Es el puesto al que la mayoría, principalmente de hombres, gustaría llegar porque es símbolo de poder, fama y respeto. Uno ahí puede hacer lo que le da la gana. Puede pasarse demoliendo hoteles e insultando, y ser deseado y envidiado. El sueño de todo hombre ecuatoriano. Debe ser por eso que acá siempre en las reuniones hablamos de política y no de otras cosas, y por lo que de vez en cuando tratamos despectivamente a personas supuestamente en una condición inferior a nosotros, o aplicamos el típico Usted no sabe con quien se está metiendo. Ser actor o alguien relativamente famoso te abre las puertas en la política. Pero ser político es estar dentro del círculo de estrellas en este país.

Estrellas que además de ser seguidos por las cámaras de televisión, tener un sueldo codiciado y que todo el mundo esté pendiente de sus actos, también tienen leyes que los favorecen. Como aquellas que dan inmunidad en caso de que atropellen a un ciudadano sin tantos privilegios y manejen en estado etílico como al juez ecuatoriano Jorge Guzmán, o como el diputado extranjero que quedó libre, después de dispararle a una policía que pretendía detenerlo por manejar ebrio, alegando que se le metió el diablo pero que pudo exorcizarlo (Xavier Flores lo señalan en su bitácora). Tienen al Ecuador a sus pies. Y que nuestra admiración y críticas se concentre más en las individualidades de los políticos y no de los problemas que aquejan al país (Jaime Rumbea en una columna escrita para diario EL UNIVERSO lo exponía) de quien habla mal es de nosotros y no de ellos. Nuestros rockstars criollos.


5 comentarios:

Princesa Quil dijo...

No olvidemos las opciones de voto:

RAFAEL CORREA: inteligente, buena oratoria, con maestrias, Phd's, y aparte guapo.

ALVARO NOBOA: estúpido, ridiculamente malo para hablar, dice que es abogado, pirruris.

Se puede discutir acerca de su línea política, pero lo que es indiscutible es que Correa es genial, duélale a quien le duela.

La agilidad mental q tiene para debatir, eso es lo que más me gusta. Aparte es el lider carismático que tiene su electorado asegurado.

A los otros pesonajes que mencionas si los considero despreciables (Guzman, Rumbea y un largo etc de prepotentes)

Raul Farias dijo...

Princesa Quil:

Sin resaltar o hacer pedazos a un político en particular, no me convence que los rockstars ecuatorianos sean los políticos... La política debería ser algo aburrida.

Saludos.

Princesa Quil dijo...

Y que me dices de Obama eh? Es EL FENOMENO..

Raul Farias dijo...

jajaja claro... de Obama se comenta cualquier cosa. Como le veía la retaguardia a una brasilera o como cabecebaba el balon que le dio Lula o las piernas de la esposa en las vacaciones.

La cosa es que EUA tiene a Britney Spears, a Dylan, a Al Pacino y otros que hacen delirar a las personas, mientras que aca en Ecuador, ese delirio sólo lo he visto con los políticos.

Saludos...

Raul Farias dijo...

jajaja claro... de Obama se comenta cualquier cosa. Como le veía la retaguardia a una brasilera o como cabecebaba el balon que le dio Lula o las piernas de la esposa en las vacaciones.

La cosa es que EUA tiene a Britney Spears, a Dylan, a Al Pacino y otros que hacen delirar a las personas, mientras que aca en Ecuador, ese delirio sólo lo he visto con los políticos.

Saludos...