13 de diciembre de 2008

Who watch the watchmen

Definitivamente la experiencia de cuidar a niños tiene su toque bizarro, surrealista y psicodélico; cuando algún familiar (hermano, primo, cuñado, tío, etc.) te lo pide, uno ya está totalmente seguro que emprenderá un luminoso viaje donde las cosas parecen más transparentes y sencillas de lo que creíamos.

El día de ayer llegando del trabajo a mi actual hogar en Cuenca, en el instante en que meto la llave dentro de la cerradura para abrir aquella verde puerta de madera, se presenta Paula, la hija de mi primo, y mi dice: ¿Están mis tíos? (con quienes vivo), a lo cual contesto: Recién llego, pero si quieres sube. Nadie se encontraba en casa y como Paula no quería bajar a la de sus padres, aplico la más sencilla y enciendo esa caja negra de 32 pulgadas que destila pestilencias. ¿Cuál es tu canal favorito? la interrogo y ella me dice: Cartoon network, entonces con el uso de mi pulgar aparece un Edén infantil en dos dimensiones; y después de pensar cómo una niña a los cinco años puede ser tan femenina y delicada, y llegando a la conclusión que seguramente en el futuro será una desperate housewive, dirijo también mi mirada hacia el televisor.

De alguna u otra manera aparece aquel cruel roedor llamado Jerry y el iluso felino, Tom (ambos creados por el dúo dinámico: Hannah – Barbera hace más de cincuenta años) en el bosque, luchando juntos contra una ardilla que no les dejaba ni un metro cuadrado para vivir en ese inmenso terreno. Como es de imaginar, Tom fue el que recibió los golpes hasta que finalmente atrapan a la ardilla (que raramente es el único que habla de los tres, me imagino que su lengua es el esperanto) y esta les dice que no hay problema alguno en que ellos también vivan en el bosque, pero en el mismo instante aparece un bulldog arrasando, con una retroexcavadora u otro de esos dinosaurios fabricados por Caterpillar, los árboles que se encuentren por su camino, y al mismo tiempo gritando (algo parecido a esto): Fuera de mi camino en nombre del progreso, aquí se construirá una nueva carretera. Al ver amenazado su hogar: Tom, Jerry la ardilla deciden sabotear al canino en cada uno de sus intentos. Finalmente el perro se rinde y decide negociar. Estos le presentan el plano de cómo podría ser la carretera y acto seguido vemos la imagen de los tres compañeros almorzando en medio del ruido, mientras uno de ellos dice: Perdón por el ruido pero al progreso nadie lo puede detener, y al mismo tiempo apreciamos como la nueva carretera fue construida encima del bosque y millares de autos pasan por ella sin tocar árbol alguno.

Después de los comerciales aparecen Edgar & Ellen, una caricatura que nunca antes había visto. Los personajes principales son dos hermanos creados por algún fanático de Tim Burton, que a su vez fue un fanático de Edgar Allan Poe (Edgar & Ellen). Ambos con su pinta de góticos y freaks lo que menos desean es la popularidad y la admiración del resto de sus compañeros de escuela, sin dejar de ser simpáticos por estas razones. En el capítulo que vi ayer, los dos hermanos cometen un fraude en las elecciones escolares para que no gane Stephanie (o Wendy, o Cindy. Aquí no interesa el nombre sino saber que es la niña más popular de la escuela, una rubiecita de ojos brillantes); el plan consistía en llenar las urnas con el nombre de un estudiante que no existe, pero Ellen en un delirio de orgullo al ver su obra de arte, inconscientemente firma los papeles con su nombre, por lo que ella resulta ganadora de la elección. Al minuto de haber adquirido el poder podemos verla con un sombrero de Napoleón dando órdenes y cualquiera que la desobedezca será torturado. Así aparece su hermano atado en el jardín de la escuela junto a la niña popular, y ahí ambos deciden dar un golpe de Estado durante un acto en el cual Ellen, ahora portando un sombrero fascista, planea invadir el resto de las escuelas de la ciudad. El golpe de estado por supuesto que se lleva a cabo y todos sus compañeros le dicen a Ellen que no les gusta ser castigados por no pensar como ella. Stephanie es elegida como nueva presidente y en ese instante aparecen Edgar y Ellen también colgados, a manera de tortura, en el jardín de la escuela.

Con estas moralejas (la una ecologista y la otra a favor de la democracia) para niños (no recuerdo este tipo de caricaturas durante mi infancia), el escritor José Saramago vuelve a acertar en su cuento A flor máis grande do mundo al decirnos: ¿qué pasaría si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para adultos? ¿Seríamos capaces de aprender lo que tanto tiempo venimos enseñando?





Esquirlas: Deje de ver El chavo porque detestaba cada vez que Doña Florinda golpeaba a Don Ramón. Lo mismo pasa con Bugs Bunny y el Coyote, y con Tom y Jerry/. El UNIVERSO estreno nueva página web pero los lectores aún no podemos comentar y debatir los editoriales/. Estos dos dibujos animados me parecen mayores ejemplos de libertad de expresión que ver a Marián quejándose de AUD por su protesta en contra de una reportera de su programa; o mantener los programas triple Z de CN3 (herencia de la familia Isaías) con ideología única. Y siempre los medios de comunicación cuando se vean amenazados nos responderán: El espectador podrá decidir qué es lo que quiere ver. A ese burdo cuento, sus representantes, para agregar una gota de sinceridad, deberían añadirle: Pero nosotros decidimos que transmitir. Y ya que estamos hablando de comics, uno de mis favoritos dice: Who watch the watchmen? (¿Quién vigila a los vigilantes?) Eso deberíamos preguntarnos de los padres de la libertad de expresión/. No me he olvidado de Ricardo Antón pero creo que muchos lo han opinado mejor...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

raulfa,

un par de cosas. que el cuento acabe con edgar y ellen (los malos torturadores) torturados y stepahnie (reivindicada en el poder) de torturadora me hace cuestionar si a ese círculo vicioso quisiera llamarle democracia (a la que, con todo y sus vicios, sigo teniendo en estima). más todavía me pregunto si el buen saramago se habrá referido a un programa así como el cuento a contar a los adultos...

por otro lado, lo que comentas de la conductora esa quejándose de que au-d se queje porque le parece que lo tratan mal e injustamente, es típico. seguro habló de la libertad de expresión y que su deber es con el público, etc. etc. lo que ella olvida es que los otros también tienen derecho a expresarse libremente y, sobre todo, a gritar cuando los patean, pues. ¡faltaba más!

y precisamente porque como dijo gandhi creo, ojo por ojo diente por diente y todos quedaremos ciegos, es que vale que empecemos a ejercer con una mediana responsabilidad nuestra libertad para abrir la boca.

saludos,

bahiana


ps. y solo por molestar: ¿cómo sabes que doña florinda le daba a ron damón si nunca viste el chavo?

Raul Farias dijo...

Bahiana:

En aquellos tiempos de escuela, algunos compañeros hacian una imitacion del Chavo y ahi me entere que Don Ramon era abofeteado por Doña Florinda. Pero despues (ya en la pubertad) pude ver un par de capitulos y lo comprobe.

Lo del hipopotamo de Marian defendiendo a su resportera, la Pescadito, lo comento porque a estos programas de telebasura malamente los utilizamos como ejemplos de libertad de expresion. Por mi pueden existir pero creo que no deberían usarse como ejemplos de libertad de expresion.

Mmmm y sobre lo de Saramago: Seguramente no dijo su frase despues de ver Edgar & Ellen, pero me sorprendio ver una caricatura nueva con ese mensaje (y que no pertenezca a alguna organización religiosa). Los locos de tom y jerry, y edgar y ellen, despues de haberlos visto, me recordaron el cuento de Saramago.

Saludos.