26 de diciembre de 2008

Voyeurismo y "Prohibido prohibir"


“Todo empieza en París, en cierto día concreto, cuando nuestros héroes se conocen”. Este es el punto de partida de Bertolucci (genial director que revolucionó la sexualidad en el cine con The last tango in Paris, además de haber realizado las obras maestras: Novecento y The last emperator) para dirigir The dreamers (del libro: The holy innocents de Gilbert Adair), una película que la he visto más de una docena de veces y la sigo degustando y definitivamente es mi favorita, sobretodo en este año que se va y nos recuerda los cuarenta atrás (aquella época caótica de Vietnam, la Primavera de Praga, el asesinato de Martin Luther King, y otros significativos eventos) del Mayo francés para algunos sobrevalorado y de olvido (inclúyase aquí al pragmático de Sarkozy) pero para otros una inspiración que no debe servir para volver a repetir sino para volver a crear.

La historia es un menage a trois entre Michael (inocente californiano que va a aprender francés a París sin saber que en la ciudad de la luz recibirá la educación de su vida), Isabel y Theo (esto últimos hermanos). Los tres, sin conocerse, son cinéfilos que asisten lealmente a la Cinemateca de Henry Langlois (Solo los franceses son capaces de tener a un palacio como cine), hasta que un día se topan con la realidad cuando Langlois es despedido por el Gobierno (El cine ya desde sus orígenes se enfrentaba a un gran reto contra el tiempo, su paulatina y trágica desaparición…). Ese es el punto de partida donde Bertolucci menciona que se conocen estos héroes, para de ahí en más los tres embarcarse en un nihilista viaje de descubrimientos y límites, donde poco a poco podemos ir conociendo las vulnerabilidades y realidades de seres que en un principio despertaban la majestuosidad de los personajes del cine que ellos tanto aprecian.



Definitivamente no es una película histórica tratando de recrear la utopía política que se vivía en aquel entonces, en ella se capta aquel espíritu de rebeldía y libertad que se sentían en esos años, en este trío alejado del mundo y la realidad (a la cual por la ventana en vagos pasajes la apreciamos) y que inevitablemente, así como terminó el mayo del 68, se va descomponiendo en ese proceso humano llamado madurez. Pero más allá de cómo se desenvuelven estos personajes antes de que la revuelta entre en sus vidas y declare el fin, la estética presentada por Bertolucci es deslumbrante, con una sincronización de un artesano que sabe en que toma empezar una determinada canción (en la banda sonora hay algo de Janis Joplin, Bob Dylan, The Doors); un surrealismo que es capaz de encajar un desnudo de Eva Green a la música de la tan repetida La mer de Charles Trenet entre fosforescentes estatuas de Mao y sus guardias rojos; y sobre todo los debates (Chaplin vs. Keaton, Clapton vs. Hendrix) y el transponer escenas de clásicos del cine con la historia que se desarrolla en The dreamers (la favorita de este bloggero es cuando Isa, Theo y Mathew corren por el museo Louvre tratando de batir el record de Band Apart, seguido del canto de la famosa y bizarra Freaks con fenómenos de circo coreando: We accept you He´s part of us, para finalizar en Approximately Queen Jane de Bob Dylan).
The dreamers es un homenaje al cine de un voyeurista enamorado del cine. ¡Grande Bertolucci!

2 comentarios:

•Laura Avellaneda• dijo...

La vi y no me gustó.

Creo que no la entendí.

El problema es que no soy cinéfila.

No conozco nada del cine clásico.

O quizás la miré esperando otra cosa.

Quizás buscaba más Mayo Francés que el trío de los hermanitos y el amigo.

No sé.

Además, como no las conocía, no entendía demasiado las alusiones a las películas dentro de la historia.

No sé.

No sé.

No sé.

Siento que quizás soy demasiado inmadura (cinéfilamente hablando) para una película así.

Raul Farias dijo...

Laura:

Gusto tenerte de vuelta por acá, la peli definitivamente no es histórica, del mayo frances te recomiendo una de Godard que no recuerdo el nombre pero el gobierno frances la prohibio publicar.

La peli trata mas de la liberacion sexual (reflejado en los hermanos que querian separarse y comenzar a experimentar sexualmente por otros rumbos y para eso eligieron al californiano) y sobre la pasion del cine que se vivia en esa epoca.

Si no te engancha la historia es una lastima pero si la vuelves a ver algun dia te recomiendo que te fijes en como Bertolucci nos muestra, con enfocar la habitacion de los protagonistas, las personalidades de esos personajes y como poco a poco la relacion se va degradando.

Ademas de ser todo un homenaje al cine.

Saludos y seria bueno saber que tipo de peliculas te gustan. Por ejemplo yo odio titanic asi haya ganada 14 oscars. Es cuestión de gustos.