1 de marzo de 2009

Manual del curuchupa

Un fantasma recorre Cuenca: el fantasma del curuchupismo. Todas las fuerzas de la vieja guardia “progresista” se han unido en laica cruzada para acosar a ese fantasma: el MPD, los Socialistas, los liberales, los masones, los newagers y los machomorlacos-correístas.

Curuchupas del cantón, ¡uníos!


A la voz del manifiesto comunista escrito por Karl Marx, uno de los mejores blogs que he leído: El pub de Cuenca, aunque ya cerraron el kiosko, por sus contenidos humorísticos y que reflejan la realidad de la sociedad cuencana (y que me sirvió de guía para entender a los morlacos en estos casi siete meses de estadía), presenta dentro de las costumbres del cantón azuayo el Manual del Curuchapa como sátira al predominante conservadurismo dogmático y con el propósito de orientar al cuencano de alta sociedad hacia un nuevo modus vivendi en donde quienes tuvimos la suerte de haber nacido en cuna de oro podamos tener el sitial que nos merecemos en la estructura de la sociedad; y que ahora en tiempo de elecciones, vale la pena echarle un ojo (para reír y no llorar).

Pero antes (para entender el asunto): Curuchupa: (…) Nombre con el que, de modo enteramente general, se designa a los ecuatorianos que forman en el Partido Conservador. Conservador: (Políticamente) se considera a aquellas opiniones de centro-derecha y derecha. Especialmente favorables a la continuidad en las formas de vida colectiva y adversas a los cambios bruscos o radicales. En lo social, los conservadores defienden los valores tradicionales como la familia tradicional, las creencias religiosas… y aspiran a que se reflejen sus creencias en las leyes. En lo económico, tienden a ser liberales siendo la libertad económica y financiera, y la fiscalidad reducida los baluartes de la política económica conservadora.

Ahora lo más relevante de lo escrito por el Taita Honorato, máximo representante del curuchupismo cuencano. La versión completa, acá.



Dios es el centro del universo: Y también está en las periferias… Yendo a las estadísticas, quienes recibimos una educación católica en tan reconocidos centros de estudios, hemos triunfado en la vida: tenemos los mejores sueldos, los mejores trabajos, hemos viajado, hemos conseguido una pareja top-model y continuamente la sección de sociales de “El Mercurio” nos busca para fotografiarnos…

Privilegiar la casta hispánica: Las familias tradicionales (de origen español) construyeron la Cuenca de nuestros días: una ciudad culta, educada, universitaria y auto sustentable… Todo curuchupa exitoso tiene la obligación moral de colocar en sus empresas a cuencanos, dignos representantes de nuestra tradición. Ante esto, se recomienda seguir incluyendo en los formularios de trabajo: foto, nombre y apellido del padre, nombre y apellido de la madre (para clarificar su linaje).

Promover la economía neo-liberal: El curuchupa cree y defiende la propiedad privada, pues es un derecho inalienable que tiene cada familia y cada individuo. En lo concerniente a la “solidaridad”, no es que los curuchupas seamos egoístas, sino que preferimos atender a los sectores pobres a través de nuestras fundaciones y no a través del Estado…

Defensa de la naturaleza: “Erradicar los movimientos ‘ecológicos’ o ‘ambientalistas’ que atenten contra la vida de los cuencanos.”

La Educación: …Es indispensable que la Iglesia Católica nuevamente asuma la noble responsabilidad de educar, sembrando claros valores como la “abstinencia”, “el respeto a la iglesia” y “el odio a los partidos de izquierda”.

Educación Sexual: La única educación que deben recibir los párvulos es: ¡Just say no! En este sentido, es un verdadero atentado el nuevo “Código de Salud” que quieren instaurar en nuestro país. Condenamos el hecho de que se quiera repartir preservativos a nuestros pequeños.

La Pobreza: En una sociedad curuchupista no podría existir pobreza. Lo más cercano sería ser un pobre izquierdista

La mujer: La mujer debe volver a su oficio tradicional de ama de casa, o como muy modernamente lo llamamos: “gestora del hogar”. Su principal deber es educar en valores a sus hijos, limpiar el hogar y cocinar –impecable- para su marido.

Además, dentro del manual, se recomienda a los curuchupas saber seleccionar el cómo se visten, qué leen, qué lugares frecuentan, qué escuchan, y en caso de ser hombres elegir la pareja ideal: Virgen, de religión apostólica románica y un apellido de raigambre española.



Para ser un pequeño burgués, ciertamente hay que estar preparado, aprender un poquito de inglés y modales de superdotado. Por aquello de ser o no ser, es preciso tender muchas redes, habitar un coqueto chalé y soñar con un nuevo Mercedes.

Alberto Cortez.

P.S. El Pub de Cuenca es (o fue) un blog incluyente por lo que también hay un manual para el socialista (no solo del siglo XXI). Ese próximamente.

No hay comentarios: