6 de enero de 2009

En el día de reyes


Si los Reyes Magos quisiesen hoy visitar al niño nacido en Belén (llevándole el incienso, el oro y la mirra), es probable que tuvieran que pasar algún tipo de control, y con sus trazas de orientales seguramente tendrían más de un problema para sortearlo sin antes ser acusados de yihadistas; esto sin olvidar que también deberían esquivar, habilidosamente, bombas arrojadas desde aviones (el mismo niño ya crecido también tendría varios inconvenientes para sermonear por lo que actualmente es Tierra Santa). Claro que para Melchor, Gaspar y Baltasar esta experiencia turística solo sería de momento y en sus jet privados de magnates petroleros podrían volver a algunos de sus palacios (tal vez con harén incluido, como lo dictan los nuevos tiempos), pero imaginen lo que significa el vivir día a día para los residentes desplazados y expoliados de lo que alguna vez fue su hogar.

Más de 800 mil palestinos muertos es la cifra de la limpieza étnica que empezó con la Nabka (catástrofe), cuando se declaró en 1948 el Estado de Israel, momento en que fueron separadas familias y más de la mitad de los originales habitantes perdieron sus hogares. Y la violencia no cesó con ese despojo, en 1967 el gobierno israelí declara a Jerusalén (antes una zona internacional) como su capital única e indivisible, expoliando a los palestinos del territorio previamente asignado; y actualmente también se suman la construcción de un muro (la cárcel más grande del mundo) que no permite el libre paso para los palestinos, sino unas dos horas diarias de revisiones entre abusos; operaciones militares con irrupciones en la noche en la zona de refugiados (los nuevos barrios), detenciones sin órdenes judiciales, demolición de viviendas; expoliaciones de territorios; nuevos asentamientos para construir cooperativas agrícolas o ciudadelas en sitios designados como neutrales en acuerdos de paz; el bloqueo del comercio de alimentos; el apropiamiento de regadíos para uso exclusivo de cultivos israelíes; sin olvidarnos los bombardeos, con centenas de civiles muertos, como el que actualmente se está llevando a cabo en la zona de Gaza.

“No se cansarán hasta matarnos a todos, pero nosotros no nos cansaremos hasta que nos devuelvan lo que nos fue arrebatado” dice Mahmud, un anciano de ojos tristes (palestino) entrevistado por Yasna Mussa para el artículo: “Una pared en tu vida”, publicado en la revista Etiqueta Negra. La frase del viejo con acuosas pupilas es una promesa de campaña en este periodo de elecciones israelíes, con declaraciones como las de la candidata Tzipi Livni, del Partido Kadima afirmando el 21 de diciembre pasado que si se convertía en la próxima Primer Ministro destruiría el Gobierno de Hamas utilizando medios militares, económicos y diplomáticos (una pequeña dosis son los actuales bombardeos, previos a la incursión en tierra).

Recordando que Israel también sufre ataques: suicidas o de morteros mayormente (aunque la solución para detenerlos no creo que consista en más violencia), pero con bitácoras apoyando las acciones militares en Gaza y señalando a los israelíes como víctimas de Hamas, tal vez sea necesario mencionar también el otro lado de la historia en este día de reyes con roscones y fiestas menos en la frontera de Gaza donde a sus pobladores únicamente les van quedando las llaves como símbolo de lo que alguna vez fue su hogar.

4 comentarios:

Pepe dijo...

Definitivamente es un conflicto que tiene mucho tiempo. A los de Israel se los considera "invasores".

Pero también es cierto que la decisión de constituir el Estado de Israel fue respaldada por el mundo en su momento.

Yo creo que las 2 partes son víctimas y victimarios. Tanto palestinos como israelítas atacan y son atacados día tras día.

La incursión a Gaza no es contra el pueblo palestino sino contra el grupo terrorista Hamas.

Lamentablemente toda la población sufre por los ataques.

La violencia no debería corregirse con más violencia, pero con terroristas no se puede negociar.

Raul Farias dijo...

Que tal Pepe:

Aqui: ¿De qué terroristas estamos hablando? Porque Israel ha causado más muertes si lo quieres ver friamente y esto no solo lo vemos con los ataques de sus fuerzas militares sino con los desplazamientos y expoliación que ha sufrido la gente, además de tener encerrados a todos los palestinos en la carcel más grande del mundo donde Israel es el que controla los alimentos que van para alla.


Saludos.

Pepe dijo...

de cuales terroritstas? de los de Hamas que atacan ellos sí indiscriminadamente a la población civil de Israel.

Por si acaso no estoy a favor del conflicto armado o de Israel, pero sí estoy a favor que se reconozca que Israel no es el malo de la película.

Ellos se están defendiendo de los ataques criminales y terroristas que se ejecutan en sus tierras y en contra de sus pobladores.

Raul Farias dijo...

Un dato:

14 muertes israelies contra 850 palestinas desde los primeros ataques en diciembre, 230 de las muertes eran niños...

Si hay que medir el ataque indiscriminado ya sabemos quien gana