29 de enero de 2009

Entre el racismo y la tragedia un adiós a Billy Powell

If I leave here tomorrow/ Would you still remember me?/ For I must be travelling on, now,/ cause there`s too many places I`ve got to see./ But, if I stayed here with you, girl,/ Things just couldn`t be the same./ cause I`m as free as a bird now,/ And this bird you cannot change./ Lord knows, I can`t change...



Junto a “Wish you were here” de Pink Floyd y a varias de las composiciones de los dos mejores grupos de todos los tiempos: Los Beatles y los Rolling Stones, “Freebird” de Lynyrd Skynyrd es definitivamente mi canción favorita, con el mejor solo de guitarra de la historia del rock y con una lírica tan sencilla pero emotiva como verdadera que vuelve un golpe en el corazón y un balazo en la cabeza cada melodía. Y este post es algo difícil de escribir porque no se trata de Bob Dylan con sus cantos de un mundo mejor, Bono con sus paseos mostrando la realidad de África o gritando “In the name of love” como homenaje a Martin Luther King, ni George Harrison entonando “My sweet lord” para Bangladesh, porque los de Lynyrd con su bandera confederada y su “Sweet home Alabama” se declaraban abiertamente racistas, y no pongo de excusa que seguramente Mozart, Chopin u otros músicos de los cuales coleccionamos sus discos hayan sido también racistas, homofóbicos o con cualquier otro prejuicio, y aunque Lynyrd no es mi banda favorita, ni me marcó para escucharla tan seguido y no me sé ninguna otra canción, que te guste Freebird es algo así como seguir siendo hincha de Barcelona con Maruri de presidente.


El día de ayer murió Billy Powell, aquel tecladista que empezó como roadie de la banda, como uno de aquellos que se dedican a hacer pruebas de sonido cuando todavía no hay nadie en el recinto gritando las letras de tus ídolos, hasta que un día los integrantes de la banda lo escucharon casualmente en el piano hacer un intro al himno llamado Freebird y le pidieron que acompañase a la banda en los conciertos como tecladista, cumpliendo así una especie de american dream en la música que es tocar con tu inspiración, y también es un sobreviviente del accidente de la banda en 1977, después de que se desplomó el avión muriendo el vocalista Ronnie Van Zant, el guitarrista Steve Gaines y la segunda voz Cassie Gaines, y posteriormente fallecieron el otro guitarrista Allen Collins y el bajista, quedando únicamente Gary Rossington, guitarrista principal; Billy; y el baterista Artimys Pyles que se retiró de las filas.


Billy perteneció a una banda que además de racista definitivamente tuvo una historia marcada de tragedia; y con la cruz que significa que tu canción preferida venga de una banda de este tipo y que admitas que te gustó una comedia romántica, Elizabethtown, únicamente porque tocan esta canción, estaría dispuesto a que un loco con una máscara elaborada de carne de otras personas y con una sierra en mano, así como en La masacre de Texas (lo mejor de la película es que los después asesinados pasaron toda esa tortura por ir a un concierto de Lynyrd), me persiguiera por el estado de Texas, con tal de al final del día escuchar If I leave here tomorrow/ Would you still remember me?…

PS: Algo así como pelearte con tu novia, faltar tres días al trabajo con temor a que te despidan, aguantar 8 horas de viaje y estar en el Chillogallo desde las 7 de la mañana solo por ver a Iron Maiden en el Ecuador./ Neil Young, aquel que cantante que hizo que nos enamoraramos de Uma Thurman en Pulp Fiction mientras bailaba Girl You´ll be a woman soon, escribió las réplicas contra la racista "Sweet home Alabama": "Southern man" y "Alabama".



No hay comentarios: