12 de julio de 2008

Los Indiana Jones de la cooperación internacional

Además de 1984, de George Orwell, existen otros libros que hacen referencia del Reino Unido como un estado totalitario, donde se coartan las libertades para mantener el control dentro de una sociedad. Distopías es el género para designar a estas obras, en un entorno futurista, en guerra (solo Inglaterra no sucumbe al caos), xenófobo y con rasgos de fascismo y nazismo.

Mundo aunque lejano a la realidad, no imposible, con Irán probando nuevos misiles, Israel continua su campaña contra los palestinos y como en la película Children of men, los migrantes ilegales son encarcelados en la Unión Europea, mientras Estados Unidos construye un muro.

El hecho de que la mayoría de estos textos “apocalípticos” fueron escritos entre los años 40 y 80 (al cine desde los 70), manifiesta que la inspiración para los autores vino de haber presenciado una guerra mundial y la guerra fría. Y lo que ahora podemos encontrar en librerías o el cine, fue la forma como imaginan el futuro.


En Hollywood actualmente hay una corriente parecida. Durante la última década se han llevado a los cines éxitos basados en distopías actuales, presentando el lado oscuro de la realidad. Hotel Ruanda, Diamantes de sangre o El jardinero fiel son ejemplos del nuevo tipo de películas que trata de concienciar al mundo occidental de la pobreza, guerras y cualquier causa de terror para los países pobres, causas que en ocasiones se dieron por la influencia de naciones occidentales.

Los guiones muestran situaciones particulares dentro de un entorno lleno de de sangre y miseria (a diferencia de los documentales de History Channel). Así que para asegurar la taquilla, podemos ver a Leonardo Di Caprio como un mercenario que desea irse de Sierra Leona vendiendo un gran diamante; o a Ralph Fiennes buscando razones del asesinato de su esposa, mientras se encuentra con una conspiración de farmacéuticas en Kenia. Y a pesar de que en la gran pantalla no se resalta la cultura de los países y se presenta al hombre blanco como el salvador arrepentido de sus actos; estas películas pueden servir para formar una conciencia de masas y de fuente de información para que la gente sepa de donde proviene lo que está comprado, o el precio que están pagando otras personas para que el consumidor pueda obtener bienes a precios módicos.

Por ahora tocará aprender la realidad mundial según lo que me digan estos Indiana Jones de la ayuda internacional. Peor aún, si los diarios ecuatorianos le dedican un pequeño cuadro a noticias tan importantes como las amenazas a la oposición por parte del dictador de Zimbawe, Robert Mugabe; o el asesinato de embajadores de las Naciones Unidas en Darfur (sin siquiera mencionar el genocidio en este país).

Así que, nos toca esperar lo nuevo de Di Caprio o Angelina Jolie para aprender algo.

Esquirlas finales sobre los medios de comunicación: En un principio estaba de acuerdo con la creación de un medio de comunicación público, mientras este sea independiente (para tener diversas fuentes de información). Pero con las declaraciones de Ricardo Patiño, parece que ahora la concentración de medios pasa de los grupos financieros hacia el Estado. / Comentarios como los de Manuel Gómez Lecaro en su último editorial respecto a diario EL TELÉGRAFO, dan a pensar como algunas personas ven a la cultura y a la información solo como un negocio de publicidad.

Fuentes:
Indiana Jones al Servicio de ACNUR, por Juan Carlos Ampié.
http://www.revistapueblos.org/spip.php?article545&var_recherche=Indiana%20Jones
El Gobierno de Zimbawe aumenta las agresiones a líderes del partido de oposición.
http://www.elpais.com/articulo/internacional/Gobierno/Zimbawe/aumenta/agresiones/lideres/partido/oposicion/elpepuint/20070319elpepuint_6/Tes

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tines toda la razon con relacion a lo que dices, pero la culpa la tenemos nosotros mismos de no enterarnos de que es lo que pasa a nuestro alrededor, cada persona en pequeńa o gran mayoria tiene el deseo de cerrar los ojos y pretender que nada a pasado o pasa, no hay desgarcias no hay calentamiento global, no hay gente muriendo de sed mientras lavados nuestros autos, compramos ropa de marca mientras nińos no va a la escuela para por que trabajan para ganar dinero para sus familias, toneladas de comida se desperdician en grnades restaurantes mientras las estadisticas dicen que muere un nińo cada diez minutos de hambre en el mundo, y un sin numero de cosas que serian tan faciles de solucionar si todos pusieramos un grano de arena, desde lo mas simple como 7 dolares que cuesta un trago en algun bar a los que vamos podria dar agua a una familia en africa por una semana, ha, pero donde esta la concientizacion, es hay donde entran en juego los medios de comunicacion, la pobreza y las desgracias no dan ranking o venden diarios, lo que vende son los escandalos y peleas entre politicos.... los medios de comunicacion tienen que mostrar la crueldad y desatre de planeta en el que vivimos, y unir a la gente para que pare.... pero es un compromiso a dos batallones, mostrar y mirar, no cambiar de canal o pasar la hoja del diario...