5 de marzo de 2008

Toledo

Supuestamente fundada por Hércules, aunque en realidad los vestigios muestran que la ciudad se asentó sobre restos de ruinas pertenecientes a una civilización celtíbera importante dentro de la región Carpetana. En 192 A.C. fue tomada por el romano Marco Fulbio Nobilior y desde ahí en más la ciudad adquiere su actual nombre.

Toledo sufrió algunas invasiones comenzando en el siglo V con los bárbaros, luego fue ocupada por los alanos en el 411 y después de siete años terminó bajo dominio visigodo. Aquí se instalaron la corte, y la ciudad pasó a ser capital del reino hispano – godo, con gran importancia episcopal y civil. En el año 711 sufrió una nueva invasión ahora por parte de los árabes, hasta que en 1085 los cristianos la recuperaron, y de ahora en más se convierte una ciudad tolerante con las culturas árabes, judías y cristianas que habitaban, conviviendo pacíficamente con sus respectivas mezquitas, sinagogas e iglesias. También se estableció una escuela de traductores, donde las distintas transcripciones al árabe, hebreo o griego la convertían en el centro intelectual de la región, y gracias a esto, el mundo occidental tiene acceso a todo tipo de textos.
Pero en el siglo XV, la pacífica convivencia fue desapareciendo debido a la persecución hacia los judíos y a los comienzos de la inquisición en donde se castigaba a todo aquel que se hallara fuera de la fe cristiana, esto hasta 1492 cuando se decreta la expulsión de los judíos. Luego de que la ciudad haya sido sede del imperio, la capital se traslada a Madrid, por lo que en adelante y también debido a las epidemias y una crisis económica, la ciudad experimentó una lenta decadencia hasta cerca del siglo XVII.

La historia de Toledo permite ver como a través de la tolerancia y el respeto a leyes justas, y teniendo en cuenta ciertos principios y valores inculcados a sus habitantes, una sociedad se puede volver próspera sin importar las distintas culturas o personas que habiten en ellas. No es importante si en la región habitan venezolanos, colombianos y ecuatorianos juntos, o guayaquileños pelucones con serranos izquierdistas, blancos junto a cholos e indios; lo importante es saber llevarse bien, establecer consensos e intereses comunes, respeto por las decisiones y estilo de vida de los otros. Benjamín Carrión dijo que algún día en el Ecuador, no debía existir una revolución industrial o armada ,sino una revolución de ideas, y Gandhi también nos enseñó que la violencia es el irrespeto por la ideología de los otros. Me imagino que esas palabras las deben haber dicho teniendo en cuenta la pluriculturalidad que existe en el mundo.

Espero que suceda lo mismo a nivel regional y mundial, que no sea necesario apretar un gatillo para darnos cuenta de lo que significa la tolerancia, la paz y la convivencia en armonía, espero que a nadie se le ocurra que la solución para vivir en paz sea adoptar un único modelo, espero que nos demos cuenta que la única solución es el respeto y el sentido común. Este ejemplo es de una ciudad, pero se puede tomar en cuenta para una región o un continente, recordando que también nosotros fuimos invadidos, por los incas y españoles, pero por suerte el resultado final somos nosotros. Personas que podemos evitar que vuelva a ocurrir.
Fuentes:

No hay comentarios: