25 de enero de 2010

Un ovillo, una fiesta (al menos me queda Sevilla)

«Muchos de nosotros habíamos vivido en Rayuela, y por tanto en la París de Cortázar» escribe Juan Cruz para diario EL UNIVERSO en el especial publicado en La Revista acerca de las ciudades de los escritores (en las próximas semanas alguien escribirá acerca de la Buenos Aires de Borges, la Cartagena de García Márquez, etc.). Y es verdad. Yo visité y viví en París leyendo Rayuela y pienso que todos los años tengo que volver. Al menos por un mes visitar las rue, caminar al lado del Sena, ver pasear a los clochards debajo de los puentes, escabullirme entre los callejones fumando galoises, detenerme en mitad de la calle a mirar algo como La Maga que sólo ella sabía que desde ahí las cosas se aprecian mejor, escuchar jazz con el club de la Serpiente en algún cuartucho del centro, y leer y buscar a Morelli.



Se suponía que de Sevilla iba a ir a Barcelona 4 días, luego hacer un tour rápido por la Costa de Oro en Francia y agarrar un tren o un bus que me lleve a París. Con suerte encontraría algo de la París de los sesentas de Rayuela y tendría una excusa para quedarme entre esa ciudad de final de comedia estadounidense que es ahora como lo mencionaba Ana Laura Lissardy cuando trataba de encontrar a un personaje de Cortázar con magros resultados. Creo que no buscaría a Horacio ni a La Maga, pero si esperaría encontrármelos por casualidad. Que me inviten a tomar un mate o a ir a una de las librerías donde dejaban entrar a los gatos. Tres cosas fallaron para no quedarme en París: el western – unión nunca llegó y en Barcelona el dinero se va mucho más rápido de lo previsto, a los franceses sólo les gusta hablar en francés, y en Madrid la cuestión se veía más prometedora después de un correo. Por esas cosas uno no va a París. Son parte de las coincidencias, de las Rayuelas.

No pude vivir en París, ni siquiera tocarla. Al menos estuve tres meses en Sevilla, que no inspira a escribir algo como Rayuela; pero tiene sus aires de pasado, de novela medieval. Tiene su encanto, sus gitanas queriéndote leer la mano a toda hora del día, los almuerzos extremadamente caros por lo que los bares de tapas son un refugio ante el hambre, sus parques llenos de naranjos incluso en invierno, su catedral de oro, el sol que no se esconde, las plazas con sus mesitas atiborradas de cerveza que se bebe todo el día, su torre de oro donde llegaban los buques de América, su antigua fábrica de tabaco con obreras que trabajaban en paños menores y que inspiraron las novelas eróticas del siglo XVII, las calles llenas de marroquíes, senegaleses y latinos. Al menos estuve por Sevilla.

El escrito de Juan Cruz en La Revista es para la nostalgia de un lugar que no he pisado. Pero tengo ganas de volver allá, así que como todos los años, después de terminar estas letras corro a volver a leer Rayuela.

La París de Cortázar por Juan Cruz comienza así:
Cuando se hace tarde en París muchos escritores enfilan hacia Saint André des Arts, donde hay un restaurante al que iba Pablo Neruda. Me lo contó un día Mario Vargas Llosa, que fue allí algunas veces con el maestro chileno; en ese momento Mario cenaba con nosotros, regocijado ante la comida y ante los recuerdos.
Es un restaurante muy parisino y también muy latino; allí se encuentra uno como si hubiera salido, por ejemplo, de Rayuela. Mientras comíamos aquellas viandas simples, servidas con un pan exquisito, el pan de París, me pregunté si Julio Cortázar alguna vez habría estado allí. Se lo pregunté a Mario y me dijo que no lo sabía; se había encontrado con él en muchos sitios de París, pero no recordaba haber estado allí precisamente… (Leer más).










6 comentarios:

amanda dijo...

Justo habìa pensado que todos tienen su Paris, hace un tiempo vi una pelìcula de Wim Wenders "Paris- Texas" y salì del MAAC cine caminando por 9 de octubre como si fueran los Campos Elìseos o la Gran Vìa y sì funciono un tiempo, tambièn camino a Esmeraldas pasaba por Vinces y sì que me parecìa Paris.

La primera vez que vine a Europa vivì en Holanda y no leguè ni a almorzar en las ciudad de las luces y nunca pude escuchar a Bessie Smith como Babs (con Lucìa tengo mis reservas) no fuì tan pobre y sentì que me faltò.

Asì que tres años despuès, hace unos meses decidì volver a Europa medio con una ruta, medio sin rumbo y ahora con otra novela bajo el brazo, tengo mas ganas de un Paris de "Tròpico de Càncer" pero lleguè a Galicia y resulta que me mandaron a un pueblo hermoso que se llama Noia al que le dicen "Paris de Noia".

Rayuela es la comida de todos, cuando alguien me dice que no aguanta la vida acà le pregunto si la leyo, una vez un francès me dijo si era ecuatoriana como Carrera Andrade y le contestè que si, que era exactamente como èl.

Gracias por el post, es mas alimento para el camino.

Raul Farias dijo...

Amanda:

Hubiera valido la pena también escuchar a Nina Simone en París com te lo cuentan en Before the sunset; por Vinces no me he detenido pero algún día, al igual que algún día me tocará ir a Francia. Ojalá no me pase como a esos turistas japoneses que sufres de estrés después de saber que la gente de París es algo huraña

Saludos

Casiopeia dijo...

Muy bueno el post...
Espero algun dia tambien poder ir a Paris, desde hace tiempo he sonado con caminar por esas calles y de solo pensarlo siento que ya puedo percibir el olor del espiritu parisino. Obviamente para mi lo mas esperado es sentarme en algun pequeno cafe y escuchar Edith Paif.
Para mi una de las mejores artistas que pudo haber existido.
Tan solo espero que los franceses no sean tan grunones como todos dicen.
Me he reido mucho con lo de Coelho, confieso que en un principio siendo mas pequena sus libros fueron uno de los primeros que lei. Aun recuerdo haber leido Veronika decide morir y mi mama diciendome que le haga mas honor a mis raices rusas leyendo Pushkin y Dostoievski.
Hablando de lectura he comprado el libro Hablas Demasiado aprovechando mi visita a Quito y se me hace tan extrano que siendo JFA manabita no pude conseguir el libro en Manta, a veces eso me termina de decepsionar pensando: "sera que la gente no lee?"
Que alegria que te haya gustado 500 days of summer, te olvidaste una parte importante: "la mala interpretacion del El Graduado" jajaja...
Muy comico tu comparacion con mi titulo, nunca lo habia pensado de esa manera.
Reginan una genia!!!
mi cancion favorita de ella es Ne me quite pas como la de Edith Piaf (aunque no se parece en nada)
Nueva recomencacion Emiliana Torrini, he posteado un poco de ella... espero sea de agrado.
Saludos y besos casiopicos

Casiopeia dijo...

Muy bueno el post...
Espero algun dia tambien poder ir a Paris, desde hace tiempo he sonado con caminar por esas calles y de solo pensarlo siento que ya puedo percibir el olor del espiritu parisino. Obviamente para mi lo mas esperado es sentarme en algun pequeno cafe y escuchar Edith Paif.
Para mi una de las mejores artistas que pudo haber existido.
Tan solo espero que los franceses no sean tan grunones como todos dicen.
Me he reido mucho con lo de Coelho, confieso que en un principio siendo mas pequena sus libros fueron uno de los primeros que lei. Aun recuerdo haber leido Veronika decide morir y mi mama diciendome que le haga mas honor a mis raices rusas leyendo Pushkin y Dostoievski.
Hablando de lectura he comprado el libro Hablas Demasiado aprovechando mi visita a Quito y se me hace tan extrano que siendo JFA manabita no pude conseguir el libro en Manta, a veces eso me termina de decepsionar pensando: "sera que la gente no lee?"
Que alegria que te haya gustado 500 days of summer, te olvidaste una parte importante: "la mala interpretacion del El Graduado" jajaja...
Muy comico tu comparacion con mi titulo, nunca lo habia pensado de esa manera.
Reginan una genia!!!
mi cancion favorita de ella es Ne me quite pas como la de Edith Piaf (aunque no se parece en nada)
Nueva recomencacion Emiliana Torrini, he posteado un poco de ella... espero sea de agrado.
Saludos y besos casiopicos

Casiopeia dijo...

Nota:
Un pequeno clic de mas y se posteo dos veces.
Disculpa no haber puesto ninguna tilde ni ninguna "ene" pero no se puede y la faltita en decepcion que se ha cometido jajaja

Raul Farias dijo...

Casiopeia:

Comenzando con Regina rules y Coelho sucks. Ademas de que en Paris ademas de escuchar a Nina Simone, Bessie Smith o Edith Piaf tambien te puedes encontrar a Amelie y que de paso te de un tour... Gracias por la recomendación musical, yo te recomiendo a Tom Waits (todo esta semana pasaré escuchando Tom Waits) y 500 days of summer tiene su encanto, sobre todo summer... ahora ando viendo unos cortos que se llaman I love NY, excelentes

Saludos y estoy leyendo tu blog