9 de diciembre de 2010

Hey John


Feliz cumple atrasado Lennon. Se supone que ya no estás pero no parece. No envejeces ni un día y muchos te recuerdan. Todavía inspiras. Eres como aquel muchacho que cuida a los niños que no caigan al precipicio mientras juegan en los campos de centeno… La cagada es que eso también lo pensó otro. El que te imitaba, sólo que no se te parecía en nada. No importa. Al diablo Salinger. Tú inventas, tú tienes esos strawberry fields forever. Una de tus mejores canciones, de las más mccarteneizadas, así como Paul compuso lo más memorable de su obra rebanándose los sesos pensando en cómo diablos lo haría John.

Harrison es mi beatle favorito porque es el más humano. Paul y John – los apóstoles de este siglo – eran, son, serán cosa de otro mundo, inmortales. Lennon sigue por acá, ayer lo encontré a la hora del almuerzo; una colegiala cantaba Help! totalmente en trance, como si el resto del mundo se hubiera esfumado. Al fondo un tipo de gafas redondas, con toda la sabiduría que únicamente tiene alguien capaz de escribir Imagine there´s no heaven me levantaba una copa a su salud...



No hay comentarios: