4 de febrero de 2009

Manual del guerrillero

En Abaddón El Exterminador de Ernesto Sabato existen unas páginas, sin saber si estas son ciertas, donde Marcelo (aquel joven enamorado que en páginas futuras será apresado y torturado hasta la muerte por la policía de gobierno) tiene una conversación con su compañero de cuarto, Luis (tucumano en realidad llamado Nepomuceno). Hablaban de los años en la guerrilla de este último y cómo alguna vez estuvo en un batallón con el Che Guevara y con el guerrillero Inti en Bolivia, y cómo el rosarino siempre les daba consejos a su pelotón: Esa noche nos dijo que las principales armas del ejército revolucionario eran su moral y su disciplina. Un guerrillero no debía jamás saquear una población, no debía maltratar a su gente y menos a las mujeres.

Desde hace algún tiempo tengo la idea de escribir, en un lejano día, un libro que trate de un muchacho o una mujer que haya decidido enrolarse voluntariamente en un movimiento guerrillero. El texto no sería un panfleto revolucionario, ni una oda al antiimperialismo, ni una apología de los actos guerrilleros, sino (con todas las críticas, polémicas, burlas, que las páginas generen) un relato de todos los pensamientos y sentimientos del idealista personaje y el entorno que lo rodea para que haya decidido unirse a un grupo de esta naturaleza y, por supuesto, también sus consecuencias con todos los sacrificios que conlleva: Dejar atrás la familia para no saber si algún día podrá volver a verla; estar cantando o guitarreando un día y a la mañana siguiente ser perseguidos, emboscados o atacados por el ejército; no volver a comer los platos que hacía mamá; ver como mueren poco a poco tus amigos; ser picado por serpientes (o algún otro bicho) o contraer enfermedades y no poder ir al médico; y en fin, otras calamidades en nombre de sus ideales, como continúan las líneas de Sabato: Cuando se está por mucho tiempo en la selva , en el monte, poco a poco te vas abandonando, si te dejás al poco tiempo no tenés más que trapos, porque los espinillos, las marchas, las lluvias, eso. Y porque es difícil bañarse o muchas veces comés con las manos. En cuanto uno se descuida ya estás convertido en un animal. El lugar y la época para el libro podrían ser durante la guerra civil española.

Pero las no comprobadas palabras de Che (sin que estas lo liberen de las acciones que cometió) y la ideas de la futura novela o cuento (aún no está decidido) poco se parecen a lo que pasa desde hace más de cuarenta años en Colombia. Tal vez en aquellos lejanos años, las expropiaciones a tierras campesinas y los abusos de las dictaduras militares pudieron haber propiciado que Marulanda y compañía quisiesen defenderse e irse a vivir a una tierra aparte que hasta hace algunas décadas eran consideradas como otra nación. Muy diferente a lo que se volvió a partir de los 80´s hasta la actualidad, cuando las FARC amenazaron y empezaron a secuestrar miembros de familias ricas colombianas y ciudadanos extranjeros, además de masacrar a las poblaciones que no pagaban sus impuestos (y que después pedían ayuda a grupos paramilitares) y dedicarse al narcotráfico de cocaína para solventar los gastos que demanda una guerra civil.

En esta semana otras personas con años de vivir como rehenes serán liberadas. A esto se le denomina como acto humanitario cuando en realidad resulta un delito. Uribe no es de mi devoción pero así como creo que los movimientos subversivos en Ecuador se crearon debido a las represivas dictaduras militares y civiles (Febres – Cordero): Las acciones autoritarias del primer mandatario colombiano, la presencia de grupos paramilitares y los sicariatos que se denuncian son producto de lo que año tras año en nombre de su violenta revolución las FARC siguen predicando. Violencia solo genera más violencia y está más que demostrado que en estos tiempos la guerrilla no es una solución para aliviar la pobreza, desterrar la exclusión y propiciar el desarrollo.

4 comentarios:

Adriana Manuela dijo...

Completamente de acuerdo, las violaciones a los derechos humanos que hacen los guerrilleros de las FACRC no se justifican con ideales ni con nada. Es verdad que Uribe también ha realizado miles de violaciones, junto a paramilitares y las fuerzas armadas también.
La solución del conflicto colombiano se encuentra, sin duda, lejísimos de la violencia y de las guerras civiles.
Además recordemos que cuando uno pelea por ideales se enfrenta contra y con ideas, y nunca contra personas.

Esperemos que esa idea de publicación se haga realidad, me imagino que escribes bien, además es un buen tema para escribir.
Saludos

Raul Farias dijo...

Hola Gabriela, gracias por comentar. Lo de las FARC es una barbaridad pero lastimosamente si los declaramos como terroristas el pais tendria que intervenir en el conflicto.

Nunca me enviaste la direccion de tu bitacora, la estoy esperando.

Saludos y avisame del blog para echarle un ojo

Adriana Manuela dijo...

hola,
no es problema hacer comentarios, además el tema es para debatir y eso...
el blog es de un par de amigos...
la direscción es
el-retorno-del-dr-crespollo.blogspot.com
revísalo es mñas chistoso que de comentarios,
saludos...
por cierto, me puedes decir Manu... Manuela.

Raul Farias dijo...

Manu: Estuve viendo el blog que me dijiste, está bueno lo de Bukowsky, aunque lo he leido poco.

Sabina también es un genio. Nos sobran los motivos, y sin embargo, la cancion mas hermosa del mundo son de mis favoritas. ¿y las tuyas?

Espero la respuesta, saludos.