12 de noviembre de 2007

Pesadilla Orwelliana

Cada reunión de gerentes internacionales, de hombres – de – ciencia, cada nuevo satélite artificial, hormona o reactor atómico aplastan un poco más estas falaces esperanzas. El reino será de material plástico es un hecho. Y no que el mundo vaya a convertirse en pesadilla orwelliana o huxleyana; será mucho peor, será un mundo delicioso, a la medida de sus habitantes, sin ningún mosquito, sin ningún analfabeto; con gallinas de enorme tamaño y probablemente dieciocho patas, exquisitas todas ellas, con cuartos de baños telecomandados, agua de distintos colores según el día de la semana, una delicada atención del servicio nacional de higiene, con televisión en cada cuarto. Por ejemplo grandes paisajes para los habitantes de Reikiavik, vista de iglúes para los de La Habana, compensaciones sutiles que conformarán todas las rebeldías, etc.
Es decir un mundo satisfactorio para gentes razonables.
Julio Cortázar, Rayuela, 1963.

Este breve párrafo de la obra “Rayuela” nos muestra lo que durante muchos años, un gran número de pensadores nos han querido decir; y que se resume en: Mientras ciertas élites o grupos poderosos nos den una pequeña libertad o nos hagan pensar todavía en el albedrío, nos tendrán sometidos a circunstancias dadas por la sociedad en que vivimos y no contralamos.
Puede ser que en Europa o Norteamérica esta situación se dé a menor escala, pero en el Ecuador todavía no se ha desarrollado una verdadera revolución cultural y del pensamiento y por lo tanto una gran parte de la población no conoce sus derechos políticos, económicos, sociales y culturales, de esta forma continuamos cayendo en un círculo de esclavitud. Con una globalización como máximo exponente, sin decir que ésta es dañina, sino que está mal aplicada al permitir la destrucción de los recursos naturales, la pérdida de soberanía de algunas naciones y la homogeneidad de las culturas – adiós a la utopía de Eduardo Galeano donde cada cultura y persona sea un mundo por conocer -, esperando alcanzar todos el mismo nivel de vida tipo Hollywood.

Si ustedes no me creen, lean a Alfonso Reece en su artículo de “Metaciudad”, donde el pretende un mundo tipo Mall del Sol o C.C El Jardín, en algunas cuestiones, aunque también está Xavier Flores que trata de desdeñar el mundo “Samborondón”, el cuál es la fantasía máxima para Clé Clé Orellana. Es que algunos piensan que la culpa es del campo en el caso de la pobreza y no de la explotación del hombre. Ahora sí escucharan esto los indígenas, campesinos o diversos habitantes rurales, esperemos que los científicos ya tengan en sus laboratorios a esas deliciosas gallinas de dieciocho patas, porque sino no habrá quien cultive alimentos.
Fuentes:
Rayuela, Julio Cortázar.
Ecuador señas particulares, Jorge Enrique Adoum.
Metaciudad, Alfonso Reece, publicado el 12/11/07 en el Diario El Universo.
Citámbulos, Xavier Flores Aguirre, publicado el 8/09/07 en el Diario El Universo

No hay comentarios: