30 de abril de 2011

Sabato


Escribe cuando no soportes más, cuando comprendás que te podés volver loco… Somos dioses cuando soñamos y mendigos cuando estamos despiertos.

Por fin eres libre de los demonios, descansa en paz...

Cuando me muera, quiero que me velen acá, para que la gente del barrio pueda acompañarme en este viaje final. Y quiero que me recuerden como un vecino, a veces cascarrabias, pero en el fondo un buen tipo. Es a todo lo que aspiro.

2 comentarios:

Leandro Von Aschenbach dijo...

Una gran pérdida.
Tu blog está muy bueno.

Raul Farias dijo...

Gracias por pasar, que estés bien...