18 de diciembre de 2007

Como ayudar a otros en esta navidad

En esta Navidad además de brindar a los seres queridos presentes como muestras del sincero y afecto cariño que se les tiene, mediante estos regalos también se pueden ayudar a terceros o desconocidos – los cuales en su mayoría son personas de escasos recursos - . Esto lo podemos conseguir mediante un consumo ético, el cual toma como prioridades las condiciones sociales, laborales y ambientales en las que se fabricaron y distribuyeron los productos que comercializan las distintas empresas; donde nosotros como consumidores debemos tener una actitud meticulosa a la hora de elegir los productos que compramos, estudiando la historia del producto: Condiciones ambientales en las que se extrajeron las materias primas, impactos de los procesos de fabricación y condiciones en las que laboran los empleados. Y también teniendo en cuenta la conducta de la empresa con la sociedad.

Este consumo ético también está relacionado con volcarnos hacia las opciones más justas, solidarias y ecológicas, beneficiando a aquellas empresas que tratan de cumplir con estos requisitos, de esta manera nosotros como consumidores castigamos y condenamos a aquellas compáñías que perjudican el ambiente y explotan a otras personas para lograr su beneficio. Aunque es de preguntarse también si el producto adquirido es en realidad una necesidad o proviene simplemente del acto de consumir, señalando que el seguir un consumo ético y responsable no debe disminuir el bienestar y calidad de vida de las personas – sobre todo en los estratos socioeconómicos altos y medio altos -. Para seguir este tipo de compras y de consumo se deben añadir aspectos a la hora de elaborar las compras donde se tiene:

- Ser críticos con nuestro consumo, aplicando valores éticos.
- Exigir información e informarnos acerca de las condiciones sociales y medioambientales en las que un producto o un servicio ha sido elaborado, como ha llegado hasta nosotros y cuáles son sus consecuencias.
- Reducir nuestro consumo, como opción ética y ecológica, optando por un modelo de bienestar y felicidad no basado en la posesión de bienes materiales, lo cual repercute tanto medioambiental como socialmente.
- Practicar un consumo respetuoso con la naturaleza, reduciendo, reutilizando y, por último, reciclando y consumiendo productos ecológicos y artesanos.
- Practicar un consumo solidario y socialmente justo, respetuoso también con las personas y las culturas, en el que por supuesto no existan la discriminación ni la explotación.

Practicas como estas en la actualidad se realizan con bastante frecuencia en Europa, Australia, Nueva Zelanda, Japón y otros países, sin embargo en el Ecuador ya existen algunas alternativas para poder seguir estas formas pragmáticas que pueden beneficiar a algunas comunidades, con ejemplos como los productos elaborados por la marca “Salinerito”, por la Fundación “Maquita Cushunchic - Comercializando como Hermanos” o por cualquier empresa con serias políticas de responsabilidad social, con sellos ambientales que aseguren el más mínimo impacto de sus acciones para con el medio ambiente. Podemos comenzar con navidad, luego será el día de los enamorados teniendo en cuenta de donde provienen las rosas, anillos de oro o de diamantes que regalamos, para luego sensibilizarnos como sociedad y adoptar estas medidas en nuestra vida diaria y que deje de ser simplemente un acto de caridad de nuestra parte.

Fuentes:
Guia del consumo solidario, Publicado por Oxfam www.intermonoxfam.org/cms/HTML/espanol/2721/Guia_Hipacoop_castellano.pdf

No hay comentarios: