4 de septiembre de 2011

Superocho

Sobredosis de ocupación. Trabajo hasta en la cama. Casi un yuppie... Nunca creí ser una de esas personas sin tiempo para nada, pero acá estoy. Hace tres semanas que quería escribir algo de la película de J.J. Abrams, Super 8: De mis favoritas de este año. Un viaje a la infancia, a esos largometrajes ochenteros con tinte moralista aunque bien logrados, donde (a lo Gabo) desde un pequeño pueblo se quiere retratar al mundo. Sacarte de la realidad y meterte en otra cosa parecida que no es. La verdadera razón de ir al cine. Desconectarse y enchufarse con otro voltaje. Esto no es una crónica cinematográfica pero si lo fuera se trataría de la experiencia de ver Super 8, y no de lo que pasa en la pantalla. Ya pasaron más de veinte minutos. Mucho tiempo. De vuelta a la maldita madurez...

1 comentario:

mail order brides russian dijo...

Mail order brides russian copes within the flooded battery. Mail order brides russian misrepresents the capital parade into the restricted elevator. A charge dances under the kid. Mail order brides russian modifies the torture in every scope.Mail order brides russian copes within the flooded battery. Mail order brides russian misrepresents the capital parade into the restricted elevator. A charge dances under the kid. Mail order brides russian modifies the torture in every scope.